paradoresturisticos.com.

paradoresturisticos.com.

Paradores cercanos a los Picos de Europa

Los Picos de Europa son una de las maravillas naturales más espectaculares de España. Situados en el norte del país, estos montes ofrecen una experiencia única para los amantes de la naturaleza, conjugando imponentes montañas, formaciones rocosas impresionantes y una flora y fauna rica y variada. Además, los Picos de Europa también son el escenario perfecto para practicar turismo rural, una modalidad de turismo que está cada vez más en auge. En este artículo te presentaremos algunos de los paradores cercanos a los Picos de Europa, lugares ideales para disfrutar de la naturaleza en su estado puro sin renunciar a las comodidades.

Parador de Fuente Dé

El Parador de Fuente Dé es uno de los más emblemáticos de la zona, ubicado en el corazón de los Picos de Europa y rodeado de vistas impresionantes a las cumbres más altas. La construcción se encuentra integrada en un paisaje natural protegido, por lo que resulta la elección perfecta para aquellos turistas que desean adentrarse en la naturaleza sin renunciar a comodidades como el spa, el restaurante o la pisicina. Gracias a su privilegiada ubicación, este parador permite a sus huéspedes adentrarse en la montaña con facilidad, accediendo a actividades como el senderismo.

Parador de Cangas de Onís

El Parador de Cangas de Onís se encuentra situado en un edificio elegante y señorial, con más de 100 años de historia. Pese a su antigüedad, las instalaciones han sido completamente reformadas para asegurar la comodidad de sus visitantes, que pueden disfrutar del museo del hotel, el restaurante, el bar y la piscina. Este parador es la opción perfecta para aquellos turistas que deseen visitar los Picos de Europa pero alojarse en una villa medieval de gran encanto.

Parador de Corias

El Parador de Corias se encuentra ubicado en la localidad de Cangas del Narcea, en pleno corazón de Asturias. Es uno de los paradores más históricos de la zona, ya que se encuentra situado en el antiguo Monasterio de San Juan Bautista de Corias, una construcción barroca del siglo XVIII que ha sido transformada en un alojamiento lujoso para los visitantes. Este parador resulta especialmente atractivo para aquellos turistas interesados en el arte y la cultura, ya que los jardines y la arquitectura del monasterio son impresionantes. Además, Corias se encuentra en plena ruta del Vino de Cangas, por lo que es una oportunidad ideal para degustar los mejores vinos de la región en una experiencia rural única.

Parador de Potes

El Parador de Potes es uno de los alojamientos más elegantes y exclusivos de la zona, ubicado en una antigua casa solariega próxima al centro histórico de Potes. El edificio se encuentra en un enclave privilegiado, con vistas a los montes que rodean la villa, lo que permite a los visitantes disfrutar de la naturaleza sin renunciar a la comodidad y el lujo. Este parador se encuentra integrado en un ambiente rural que permite a sus huéspedes disfrutar de actividades como el senderismo, la pesca de truchas o el turismo enológico. Además, es una excelente opción para aquellos turistas interesados en disfrutar de la gastronomía local, ya que el hotel cuenta con un restaurante con productos de la región y una sidrería donde se puede degustar la bebida asturiana por excelencia.

Parador de León

El Parador de León se encuentra situado en una elegante construcción del siglo XVI próxima a la catedral de la ciudad. No se encuentra propiamente cerca de los Picos de Europa, pero es una opción muy recomendable para aquellos turistas que deseen vistar la región desde un alojamiento más urbano. El parador cuenta con una terraza con vistas panorámicas a la ciudad, así como con una piscina y un restaurante de alta cocina. Además, se encuentra perfectamente ubicado para visitar otros puntos de interés turístico de la región, como la Basílica de San Isidro o el Barrio Húmedo.

Conclusiones

Los paradores cercanos a los Picos de Europa son una opción magnífica para los turistas que deseen disfrutar de la naturaleza en su estado puro sin renunciar a la comodidad y el lujo. Desde paradores históricos como el de Corias a alojamientos de vanguardia como el de Potes, cada uno de estos hoteles se integra perfectamente en el entorno rural y ofrece a sus huéspedes experiencias únicas de naturaleza y cultura. Además, hay que destacar la oferta gastronómica de los paradores, que permite a los turistas degustar los productos más auténticos de la región. En definitiva, alojarse en un parador cercano a los Picos de Europa es una forma inmejorable de conocer la esencia de esta región del norte de España.